Yurek Vazquez Brito

La vida no puede ser mejor de como uno mismo le aprecia.

La ilusión de ser

Soy, tal vez, aquel que nada significa, entre los elementos que mueven este mundo al que me entrego. Soy brisa, aliento, error, sabiduría… ráfaga de encanto entre mi encuentro.

Soy de esos que por escribirlo todo se creen poetas, tratando de evitar quedar callado ante el sentimiento. Soy herramienta de una luz que no se apaga; soy el actor, soy  emoción… soy el evento.

Soy, entonces, aquello que he creído, sin que me importe mucho lo que haya creado. Después de todo, nunca quise ser nada y, aún así, he tenido que ser todo lo que soy.

 

Soy, pues, la conclusión de mi pasado; el ajeno, sencillo y risueño, que anda con el disfraz de ser lo que cree dar por entendido. Soy el que se conduce atado al valor de todas las ilusiones a las que me aferro, creyendo divisar el hilo invisible que dicta mis actos; haciéndome dueño de todo lo que creo que soy para, en un final, terminar siendo nada.

Enviar a un amigo